¿Quieres llegar más lejos, o no?


A partir del mes de Mayo voy a ir publicando una serie de factores que intervienen de forma directa en el rendimiento deportivo y que son sencillas de resolver a través del facilitador deportivo y que no requieren mucho tiempo.

Como ya comenté en una entrada anterior, la Kinesiología aplicada basada en neurología funcional ofrece una metodología sencilla de aplicar y muy efectiva.

Para no aburrir al personal haciendo una tesis sobre la fisiología y mecanismo neurológico de cada uno de los procesos o técnicas, he decidido explicar brevemente en qué consiste y los beneficios que podemos encontrar si lo corregimos. El que quiera obtener más información puede hacerlo enviándome un email y estaré encantado de responderle.

Dentro del protocolo diseñado para la optimización del rendimiento deportivo, hoy vamos a hablar de la nivelación del eje central del cuerpo, que como puedes intuir, está involucrado el equilibrio y la marcha.

No hace falta decir la importancia que tiene el equilibrio en cualquier disciplina deportiva, cualquier alteración en este sentido provoca un desplazamiento de la línea de gravedad del cuerpo que predispone a la lesión, este desplazamiento de la línea de gravedad del cuerpo  no quiere decir que te tengas que ir cayéndo o perdiendo el equilibrio a cada paso que das, simplemente puede estar desplazada sin que tú lo notes, pero tu cadena muscular de pulsión puede crear tensiones y desequilibrios a nivel articular y muscular.

Con la técnica de nivelación del eje central revisaremos tres factores, la tensión en el hueso hioides, los reflejos pélvicos y la forma de andar o modo de andar.

En la evaluación lo habitual es encontrar alteraciones al testar la tensión en el hueso hioides, hueso suspendido en la parte anterior de la columna cervical a nivel de C3-C4 en él se insertan 13 músculos que tienen relación con la mandíbula, la faringe, mastoides y cintura escapular,  pero donde más alteraciones se suelen encontrar es al testar el modo de andar, aquí encontramos disfunciones en la sinergia de músculos como el dorsal ancho, deltoides anterior, glúteo medio y abdominales, aductores de miembros inferiores y aductores de miembros superiores.

El testar y si fuera necesario corregir, nos llevará de unos 10 a 15 minutos.

El beneficio: Regular la capacidad de adaptación del cuerpo a los cambios producidos por alteraciones del terreno, cambios de dirección, pisada, salto, apoyo monopodal, aceleración, aumenta la capacidad de velocidad y reacción sin mermar el tono muscular.

El que los mecanorreceptores del pie, que intervienen en la propiocepción, estén alterados, puede desencadenar compensaciones dinámicas que crean patrones lesivos, en 10-15 minutos podemos corregir esta disfunción, y podrás comprobar al hacerlo cómo algunos músculos que ofrecían una hipotonia en el test, después de la corrección, muestran un tono normal.

Por último decir que estas técnicas son de aplicación para personas que NO tienen diagnosticada ninguna patología neurológica.

 

 

 

Ahora déjame que te haga una pregunta.

¿Qué duda te ha surgido al leer esta información?
Agradeceré tu respuesta en los comentarios. Hasta pronto.

” Si quieres ir rápido camina solo, si quieres llegar lejos ve acompañado”  Proverbio africano.