Qué máquina !!!


Somos 100 billones de células genialmente ensambladas, de las cuales existen aproximadamente 200 tipos diferentes, cada una de ellas especializada en una función.

El corazón late unas 100.000 veces al día.

Cada minuto, pasa aproximadamente un litro de sangre por los riñones, lo que quiere decir que al cabo del día pasan alrededor de unos 1600 litros de sangre por los riñones. Los riñones filtran cerca de 180 litros de sangre al día.

El hígado realiza unas 500 funciones orgánicas, alrededor del 90% de los nutrientes del organismo procedentes del intestino pasaran por el hígado.

Unos 96.000 Kms podríamos recorrer si circuláramos en un glóbulo rojo a través de todo nuestro cuerpo, eso sí, tardaríamos unos 2 minutos.

Nuestros glóbulos rojos duran unos 120 días.

Y todo esto sin que tú seas consciente de ello, te imaginas tener que estar pensando, tengo que mover mi corazón 100.000 veces al día para no morirme.

La regulación interna que tiene el cuerpo se llama homeóstasis, la homeóstasis engloba una serie de mecanismos que tiene el cuerpo para responder a los cambios producidos por estímulos externos e internos mediante reacciones que estabilizan toda la maquinaria.
El sistema inmunológico, las glándulas, el sistema nervioso, todo trabaja conjuntamente para conseguir mantenernos con vida cada segundo.

Sabiendo todo esto, podríamos responder a las preguntas; ¿Dónde reside el mejor sistema sanitario del mundo?, ¿Quien nos va a proteger mejor de la enfermedad?, ¿Quien dispone de las mejores soluciones para recobrar la salud?

La respuesta es clara, nuestro propio cuerpo.

Luego, confiemos primero en nuestro organismo, proporcionándole las herramientas necesarias para que realice bien su trabajo, mediante una alimentación responsable, un equilibrio emocional adecuado y un ejercicio adaptado a su edad y si esto se nos escapa de las manos, por el ritmo de vida tan frenético que llevamos y sobreviene el estrés, responsabilicémonos y valoremos, qué es lo que más nos conviene, solucionar el problema o solucionar solo el síntoma.

Las terapias naturales actúan de forma global en el organismo, buscan el origen que desencadenó el síntoma, teniendo en cuenta el factor físico, que muestra los signos del problema, el factor emocional, que condiciona el problema y el factor energético, que activa la recuperación. Lo que intentamos a través de las terapias naturales es liberar el bloqueo, tanto a nivel físico, emocional y energético, de manera que el propio cuerpo sea el que dé solución a la patología.
Alberto Civantos
Titulado superior en terapias naturales (RCU)
Osteópata.