Por qué sigues teniendo molestias en esa lesión de hace tiempo

26614_16003_250415944

El cerebelo controla la coordinación de movimientos y establece las pautas para que el movimiento sea suave y preciso, el cerebelo recibe información de otras áreas del cerebro, de la médula espinal y de diversos receptores sensoriales de manera que procesa toda esta información para que tus movimientos sean coordinados y coherentes.

Qué pasa cuando sufrimos un traumatismo, por ejemplo un esguince, un golpe en la rodilla, una rotura fibrilar, etc.

La información neurológica que recibe el cerebelo de la zona lesionada será gestionada con el fin de proteger dicha zona, es decir, si la lesión es en el pie derecho, el cerebelo coordinará junto con otros sistemas, la musculatura, de manera que cargues más con el pie izquierdo, adaptes la pisada, pongas más fuerza en los músculos de la pierna izquierda, inclines la columna para favorecer la distribución de cargas, se producirá entonces una activación de ciertos grupos musculares y la inhibición de otros tantos con el objetivo de proteger la zona de la lesión.

A la vez que ocurre esto, cuando sufrimos un traumatismo se produce un reflejo flexor del tronco y un reflejo extensor del cuello, vasta con que alguien amague que nos va a dar un golpe en el estómago para que se active la musculatura flexora del tronco y nos doblemos hacia delante, si el golpe se produce y sentimos dolor, a la vez se producirá un reflejo extensor del cuello.

Esta información del golpe junto con el reflejo queda memorizada en el subconsciente.

Otro ejemplo muy común es la aprensión que sentimos al bajar unas escaleras, por miedo a tener otro esguince como el que tuvimos en las mismas condiciones hace algún tiempo.

La respuesta del sistema nervioso autónomo al bajar las escaleras, producirá una coordinación de movimientos en las articulaciones y musculatura como si todavía tuvieras la lesión, incluso esta coordinación errónea, puesto que ya no existe la lesión, puede parecerte imperceptible con el transcurso del tiempo pero el cerebelo sigue coordinando la situación como si aún existiera lesión en esa zona y esto a la larga puede provocar sistemas de compensación o patrones lesivos.

Un ejemplo representativo es cuando llevas tiempo subido en un barco, al bajar a tierra notas inestabilidad, perdida de equilibrio, esto puede durar unos minutos hasta que el cerebelo vuelve a adaptarse a la nueva situación y cesa el mareo.

El deshacer esta información neurológica es muy sencillo y no nos llevará más de 2 minutos.

El preparador deportivo a través de RK comprueba si existe o no esta memoria de traumatismo, ya que de existir nos estaría limitando considerablemente el rendimiento, puesto que la información que recibe por parte del sistema nervioso la zona afectada, estará alterada, si es una articulación, la propiocepción también se encontrará alterada con las consabidas consecuencias.

Esta técnica, puede ser efectiva en roturas, esguinces, operaciones, golpes, contusiones, cicatrices, etc.

Normalmente se aplica en lesiones que tras su recuperación se siguen sintiendo molestias o incluso dolor intenso y no responde a ningún factor estructural, es decir, las pruebas radiológicas, ECO, RMN, etc, no muestran ninguna alteración, sin embargo la zona que estuvo lesionada presenta problemas de manera intermitente o de forma continua.

Algunos casos resultan espectaculares, personas con dolor en una articulación durante años, les desaparece tras realizar la técnica.

About Author: Alberto Civantos
Osteópata, Titulado superior en terapias naturales RCU. Diplomado en integración clínica osteopática, Diplomado en osteopatía estructural, visceral y craneal. Formado en Kinesiología aplicada basada en neurología funcional, Preparador deportivo especializado en la optimización del rendimiento deportivo a través de la reflexokinesia (RK). Check your Motion international certified.Miembro de la Osteopathic sports care association.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *