Optimización del rendimiento deportivo


Los factores que intervienen en el rendimiento de un deportista son muchos y muy variados, desde las capacidades morfológicas y antropométricas, pasando por las capacidades fisiológicas y cognitivo-sensoriales, hasta las capacidades volitivas, motivación, actitud, temperamento. Generalizando podríamos clasificar como factores determinantes en el rendimiento deportivo, la estructura (Físico, fibras musculares, fuerza, resistencia, flexibilidad, etc), la nutrición, factores psicológicos ( Entorno social, familia, amigos), salud (enfermedades, metabolismo, lesiones) y  entrenamiento y preparación técnica.

Son muchos los profesionales que ayudan al deportista de élite en su carrera por llegar a lo más lejos, preparadores físicos, entrenadores, psicólogos, nutricionistas, fisioterapeutas, médicos. Ahora bien, no todos los deportistas pueden permitirse los gastos que suponen estos estudios multidisciplinares  o servicios profesionales como ayuda para conseguir objetivos.

Sin embargo podemos optar por otros caminos no menos efectivos y al alcance del deportista, ya sea, aficionado, amateur o de élite, en este caso os quiero hablar de la kinesiología aplicada, concretamente de la Reflexokinesia® (RK), creada por Fernando Maldonado DC, MChiro,  donde recoge una gran variedad de técnicas de las diferentes escuelas de kinesiología del mundo para crear esta formación en España.

La Kinesiología aplicada desarrollada por el Dr. George Goodheard en Estados Unidos en el año 1965, introdujo una nueva forma de comunicarnos con el cuerpo a través del test muscular, desde entonces no ha parado de crecer y si hablar de kinesiología aplicada en EE.UU es algo que no llama la atención, en España aún no se conoce demasiado.

Pero el tema que nos ocupa es la aplicación de las técnicas kinesiológicas basadas en neurología funcional, en el ámbito del deporte. Se ha creado un protocolo donde se evalúa al deportista de forma integral, desde la estructura (alineación vertebral, pelvis, articulaciones de rodilla y tobillo, cintura escapular, etc) pasando por factores nutricionales, factores emocionales y factores energéticos que pudieran estar interfiriendo negativamente en la actividad deportiva.

La ventaja es que no se precisa de  aparatos de alta tecnología para realizar las pruebas, simplemente se basan en la respuesta neuromuscular frente a un estímulo estresor, esto hace que el seguimiento del deportista sea más cómodo de realizar y menos costoso para él.

Podríamos elaborar una extensa lista de beneficios tanto para la salud como para optimizar el rendimiento deportivo mediante la aplicación de estas técnicas, pero lo mejor es que lo probéis. Quién no tiene o ha tenido un dolor residual de una antigua lesión, que por más pruebas que nos hacen todo está correcto y no muestra ninguna alteración estructural, pero sin embargo ese dolor aparece y se quita regularmente, te gustaría saber si las zapatillas que usas para competir interfieren en tu sistema nervioso debilitando la musculatura o por el contrario se adaptan perfectamente a ti, o bien qué alimentos pueden estar provocando una reacción hipersensible y estar afectándote sin tú ser consciente de ello, o cómo saber si existe inestabilidad en la pelvis y esto provoca que al correr carguemos más en una pierna que en otra, sabias que una alteración en la posición de la mandíbula y el hueso temporal puede estar alterando tu equilibrio y por lo tanto tu centro de gravedad y esto hacer que tu musculatura anterior o posterior se contraiga. Estos son solo unos ejemplos de algunas disfunciones que que se pueden equilibrar para optimizar tu rendimiento deportivo.