Chequea la dorsiflexión de tus tobillos

Has chequeado alguna vez los grados de dorsiflexión de tus tobillos.

En diversos estudios se ha podido comprobar que una flexión dorsal del tobillo reducida puede desencadenar lesiones y alteraciones importantes de la marcha, un valor menor de unos 35º en deportistas sanos puede ser considerado como restricción ( Bennell et al., 1998; Ross et al., 2009).

Dorsiflexión Aunque no me gusta parecer alarmista o excesivamente precavido, sí he de decir que una limitación excesiva en la dorsiflexión puede desencadenar problemas importantes no solo a nivel de la articulación del tobillo sino también en rodilla y cadera. En niños aumenta la probabilidad de padecer esguinces, se ha comprobado que en jugadores de baloncesto y voleibol existe mayor probabilidad de padecer lesión tendinosa a nivel patelar y puede condicionar la recepción en el salto.
Podemos intuir que una persona que tiende a la supinación y que su arco interno del pie es pronunciado tendrá un pie mucho más rígido que una persona que mantiene una pronación moderada donde su rango de movilidad será mayor, por esta razón las personas con un arco longitudinal interno muy alto serán más propensas a sufrir lesiones del miembro inferior. Ni que decir tiene que tanto una supinación excesiva como una sobrepronación son igual de lesivas, aunque marquen distintos tipos de lesiones.
Un deportista entrenado que mantenga un buen balance en la pisada, debido al agotamiento muscular, puede sobrepronar desencadenando el patrón lesivo con valgo de rodilla y rotación de la cadera, esto nos puede hacer pensar que bastaría con fortalecer la musculatura, sin embargo se ha comprobado que el hundimiento del arco interno del pie (sobrepronación) no depende tanto de la fuerza muscular como de la dorsiflexión del tobillo.

Es muy importante tanto la movilidad de la articulación tibioperoneoastragalina como el ángulo de la pisada, una pequeña variación en el ángulo de la pisada combinada con una restricción de movilidad de la articulación modificará la transmisión de cargas entre una pierna y otra produciendo mecanismos de compensación a nivel ascendente.
Si hablamos únicamente de evidencia científica podemos afirmar que la flexión dorsal del tobillo limitada es un factor determinante en el valgo de rodilla, provocando lesiones del ligamento cruzado anterior, aumentan los esguinces de tobillo, mayor tendencia a sufrir dolor femoropatelar, condromalacia y tendinosis del ligamento rotuliano.

En definitiva hay que prestar especial atención a la dorsiflexión del tobillo y trabajarlo, ya que nos puede evitar muchos problemas.

Leg motion

Chequeo con Leg Motion.