Autopista hacia la salud


Introducción:

La estructura ósea que forma la  columna vertebral alberga a la médula espinal, a través de esta autopista del sistema nervioso, circulan continuamente impulsos eléctricos para mantener informado al centro de control, el cerebro, de todo lo que ocurre en el exterior e interior de nuestro cuerpo y en función de esta información el centro de control establece una respuesta.

Analogía:

De esta autopista que forma la médula espinal, salen ramales entre vértebra y vértebra, a izquierda y derecha a lo largo de toda la columna, cada uno de estos ramales se dirige a diferentes partes del cuerpo, habrá algunos que finalicen en el hígado, otros se bifurcan y forman más ramas para acabar en el glúteo mayor, otros inervan el diafragma, otros el bíceps, los isquitibiales, el estomago, el intestino, todos ellos forman la red neural del cuerpo, lo que sería la red de carreteras del estado donde se incluyen autovías, carreteras comarcales, nacionales, provinciales, todas menos las de peaje, afortunadamente el cuerpo humano no gira en torno al dinero.

Fisiología:

Las vértebras se articulan unas con otras, esto quiere decir que,yo, como vértebra, tengo que acompañar, dentro de mi rango de movilidad, a mi amiga la vértebra suprayacente y a mi vecina subyacente allá donde vaya, todas formamos un trenecito, para proteger a la médula espinal, para dar soporte a muchos músculos y para hacer que el cuerpo pueda caminar erguido, correr, agacharse, tumbarse, etc.

Ajuste estructural Pero yo, como vértebra, ¿tengo capacidad para moverme, o me mueven? Evidentemente me mueven, los músculos se encargan de ello, y no solo eso, sino que me sostienen y por si fuera poco, tengo que luchar contra la fuerza de la gravedad, y mantener el equilibrio.

Imaginación:

Imaginemos que me llamo, vértebra dorsal número 5 en adelante D5, resulta que entre mi vecina la vértebra subyacente, es decir D6 y yo, sale la nacional que va al hígado. Debido a que nuestro dueño estuvo jugando dos horas al tenis, tanto mi vecina D6 como yo, D5, estuvimos sometidas a una serie de movimientos que en algunos momentos fueron demasiado bruscos, tanto, que algunos de los músculos que se insertan en nuestra estructura se contracturaron, provocando tracciones excesivas, de tal manera que en un momento dado no pude seguir el movimiento de mi vecina, y quedé bloqueada en rotación y flexión.

Consecuencias:

Este desajuste vertebral puede disminuir el espacio entre una vértebra y otra, comprimiendo o irritando, directa o indirectamente el nervio espinal a ese nivel, es decir la nacional que va en dirección al hígado.

Nuestro amigo después de aquel partido, apenas sintió algunas agujetas, pasado unos días apareció un leve dolor en el cuello, no le dio importancia ya que lo atribuía a una mala postura al dormir. A las dos semanas, el cansancio y las malas digestiones irrumpieron en su vida, claro cuando esto ocurre nos volvemos irascibles, estamos incómodos, no dormimos bien. Desde aquel partido de tenis, el centro de control, es decir el cerebro, detectó  la congestión en la nacional que llegaba al hígado, causa por la cual la información nerviosa que llega al órgano en cuestión y la información de este al cerebro se ve alterada, la consecuencia es una mala función del hígado que mantenida en el tiempo puede llegar a provocar alteraciones hepáticas de diversa índole, afectando al resto del organismo.

Por lo tanto:

Una subluxación vertebral, puede ser reducida de manera espontánea, ahora bien, si la descompensación provocada por las cadenas musculares, hábitos posturales lesivos, el estrés, tensiones emocionales o traumatismos, se mantiene en el tiempo, puede llevar a desajustes y bloqueos en los segmentos vertebrales, que alterarán, no sólo el equilibrio del aparato locomotor, sino también, la homeóstasis.
Un buen equilibrio funcional de la columna vertebral es importante, por tanto, para mantener un buen estado de salud.