Bruxismo

Es una parafunción orofacial caracterizada por apretar y rechinar los dientes durante el sueño o vigilia.

El bruxismo se ha considerado como de los más complejos y destructivos trastornos orofaciales, afectando a más de 1/3 de la población mundial.

ETIOLOGIA

Aunque su etiología sigue siendo investigada, se considera, por una amplia mayoría, que la causa que lo provoca es, por una parte, algún tipo de desarmonía oclusal y por otra, la más consensuada, por factores psíquicos o de origen psicosomático. La importancia del bruxismo radica en el deterioro dental y exarcerbación de dolor orofacial.

CONSIDERACIONES

 Los argumentos que se extraen de la teoría de que el bruxismo puede ser consecuencia de la mala oclusión dental hacen referencia al proceso de masticación.

Durante la masticación en el momento que contactan los dientes, se produce una inhibición muscular, mayor en el lado de trabajo, que es donde se produce mayor fuerza muscular. Estos mecanismos reflejos orales se encargan de prevenir posibles daños en el sistema masticatorio. Cuando existen problemas oclusales, se aprecian, por tanto, cambios significativos en la actividad muscular.

En cuanto a los estudios que certifican que el bruxismo es consecuencia de la tensión emocional y factores psiquicos se han analizado en varias estructuras de la parte superior del cerebro .

La amígdala y el sistema límbico, al ser estimulados eléctricamente producen movimientos rítmicos bastante parecidos a los que se producen en el bruxismo. Se ha considerado que las tensiones nerviosas que se manifiestan en el bruxismo se pueden originar parcialmente dentro del sistema límbico.

Diversos estudios han asociado el bruxismo a trastornos del sueño. El 60% de la población sin evidencia clínica de bruxismo, presenta una actividad muscular masticatoria rítmica a una frecuencia de 1,7 episodios por hora de sueño.

En pacientes con bruxismo las contracciones musculares repetitivas y sostenidas, ocurren un 30-40 % con más frecuencia e intensidad, que en sujetos normales.

 Los bruxistas tienen 4 veces más contracciones del masetero, además contraen 1 segundo antes un masetero que el contralateral, a diferencia de quienes aprietan en céntrica. Los episodios de bruxismo se dan mayormente en las fases 1 y 2 del sueño NO REM poco profundo.

 CONCLUSIONES

 El bruxismo puede darse de día o de noche, siendo el nocturno el más importante en cuanto a sus efectos, los factores de riesgo más significativos son la ansiedad emocional, estrés, depresión y los trastornos del sueño.

 SINTOMATOLOGÍA

* Facetas de desgaste dentario no compatibles con desgaste funcional.

* Cefaleas temporales.

* Fatiga o rigidez de los musculos masticatorios, sobre todo por las mañanas.

* Estrés, ansiedad, depresión.

 TRATAMIENTO OSTEOPÁTICO.

El tratamiento irá encaminado en la línea que se ha citado antes para tratar el síndrome doloroso de  la mandíbula, no obstante, haremos hicapié en recomendar el tratamiento con técnica craneal, realizando un ajuste minucioso del temporal con respecto al esfenoides, por su implicación en las estructuras musculares y óseas.

2 thoughts on “Bruxismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *